Suplementación alimenticia en niños y adultos



La discusión sobre la importancia de suplementos alimenticios muchas veces tropieza con prejuicios, creencias y mitos.

Entre tanto, actualmente la suplementación alimenticia ha resultado ser necesaria por dos aspectos importantes. El principal de ellos es la alimentación a la que ha tenido acceso la población mundial debido al ajetreo de la vida moderna. Y el otro factor es el empobrecimiento de los suelos que no transmiten a los vegetales, los nutrientes debidos.

Además el consumo de productos refinados agota al organismo de vitaminas y minerales antioxidantes. Por lo tanto, hay que evitar este tipo de alimentos o suplementarlos con una buena dieta para que no hagan falta estos nutrientes.

La importancia de la suplementación alimenticia en la infancia y en la fase adulta


Es importante resaltar que la suplementación alimenticia ayuda en una cantidad considerable a mejorar las cualidades nutricionales de una dieta apropiada. En la infancia, la suplementación se vuelve necesaria, cuando por falta de conocimiento o negligencia, los padres terminan en no proporcionar a sus hijos  una dieta llena de nutrientes adecuados o en niveles que requieren.

Es aquí donde entra la suplementación de proteinas, vitamínica y mineral, que promoverá las cantidades óptimas de nutrientes que se necesitan para que pueda ejercer su función en el metabolismo infantil, garantizando así una alimentación completa.

Con relación a la suplementación alimenticia en los adultos, el Dr. Meirelles afirma lo siguiente: “En la edad adulta la demanda energética es mayor así como el nivel de estrés y este último es responsable muchas veces por carencias de nutrientes como por ejemplo: zinc, magnesio, y el complejo B, que son minerales y vitaminas que se agotan en las situaciones de estrés. El estrés promueve el aumento de radicales libres, moléculas inestables que dañan la estructura de las células del sistema inmunológico.

La manera correcta de realizar la suplementación


Para saber cuáles son las necesidades reales de cada elemento de suplementación, los médicos y los nutriólogos  realzan exámenes específicos. Uno de los más comunes es el mineralograma, que es capaz de definir las deficiencias y los excesos de los minerales tóxicos, el balance o equilibrio en nitrógeno, mismo que indica si hay necesidades de suplementación.


A pesar de que la suplementación es benéfica para la salud, si no se realiza correctamente, puede causar ciertos perjuicios a la misma. “Una megadosis de vitaminas y minerales puede ser toxica. Algunas vitaminas en exceso pueden causar efectos colaterales, así por ejemplo el exceso de vitamina A puede ser toxica para el hígado y provocar caída del cabello” señala el Dr. Meirelles.