Cómo prepararse para una emergencia


Cada vez los desastres naturales son más frecuentes. Ya no solo estamos expuestos a los incendios, a las inundaciones o a los apagones, sino que terremotos, tsunamis, erupciones de volcanes, huracanes, etc., con mayor frecuencia están azotando a distintas partes del mundo. Esto es un hecho, y las causas pueden ser muchas (el cambio climático es la principal), pero más que vivir con temor, podemos prepararnos para las emergencias y poder enfrentarlas de buena manera.

Tener un plan para las emergencias te ayudará a estar más tranquilo, no entrar en pánico y poder tomar decisiones acertadas cuando ocurran. Los expertos recomiendan comenzar a crear tu plan de emergencias con los pasos que te mostramos a continuación.

Según la región algunos riesgos pueden ser mayores, como las tormentas, huracanes, avalanchas, dependen de la zona. También tu forma de actuar dependerá de tu situación, por ejemplo, si tienes ancianos o niños en tu familia, será distinto a si hay sólo adultos, o si la familia es numerosa, o la casa es grande… son variables que tienes que considerar.

Una vez que sepas a lo que te puedes enfrentar tienes que armar tu plan, deteniéndote en los detalles. Tienes que tener en cuenta que en una emergencia debes hallar la forma de salir rápidamente de tu casa. Probablemente se tenga que evacuar al vecindario, o puede que tengas que permanecer en tu casa sin acceso a suministros y servicios externos. Los expertos advierten que deberías tener pensada la forma de abastecerte por al menos 72 horas mientras llega ayuda.

Cómo transportar a tus mascotas en caso de emergencias


Encuentra una forma para transportar a tus mascotas en caso de emergencias. Puedes dejar su correa a la mano, o una jaula de transporte. Recuerda que ellas se asustan igual que nosotros, por lo que puede que se escapen y se pierdan. Para evitar esto un método de sujeción es lo ideal, como mantenerlos amarrados con su correa o en una jaula de transporte, pero no en tus brazos, ya que pueden huir. También puedes tener a mano un bolso con los artículos y un poco de alimento para tu mascota.

Incluye los números de emergencia de la región, como médicos, veterinarios, clínica de salud local, la policía y la compañía de seguros. También haz una lista con tu familia y amigos a quienes puede que necesites contactar. Linternas, velas, fósforos, todo debe estar a mano en caso de que lo necesitemos. También puedes dejar recipientes para guardar agua y alimentos. No se trata de que tengas mucho guardado, sino que tengas elementos a los que recurrir en los malos momentos.

Ser precavidos siempre nos ayudará en los momentos difíciles, lo que deberíamos hacerlo siempre. Por ejemplo, si vamos de viaje, dejar teléfonos de contacto a nuestros parientes y llevar los de ellos con nosotros, no sólo en el celular, sino escritos, así como nuestros documentos de identidad y a qué somos alérgicos, en caso de accidente.

No es la idea que nos asustemos mucho, sino que podamos actuar bien cuando se nos presenten problemas y no perdamos tiempo valioso.
Y tú… ¿Estás preparado para las emergencias?